CALIDAD Y SEGURIDAD ALIMENTARIA

Controles de calidad

 

En primer lugar, una vez que se acerca la época de la recolección, nuestros técnicos analizan la aceituna de los árboles para comprobar que está en su punto óptimo de maduración. En el momento óptimo de la fruta comienza la recogida.

 

Nuestras modernas instalaciones (2009) garantizan la molturación del fruto en menos de 12 horas tras ser recogido. Una vez se ha extraído el aceite se somete a unos controles químicos con las siguientes especificaciones analíticas:

 

Acidez: media 0,18º en Royal y 0,19º en Picual
Índice de Peróxidos máximo de 16 meq 02/kg
Absorbencia uv k270: máximo de 0,15
Absorbencia uv k232: máximo de 1,85
Humedad: máximo de 0,1%
Impurezas: máximo de 0,1%

 

Después del análisis químico los aceites son sometidos a un panel de cata, compuesto por un mínimo de ocho expertos preparados y formados para diferenciar los atributos olfativos y gustativos. Una vez superada estas pruebas el aceite oliva virgen extra que envasamos tendrá un sabor y olor excelentes, sin defectos.

 

La dedicación de La Bética con la calidad es un compromiso respaldado por:

 

  •   Los programas integrales de seguridad alimentaria.
  •   Medidas de control de calidad más exigentes.
  •   La educación en nutrición para ayudar al público a entender los beneficios de tomar aceite de oliva cada día.
  •   La mejora continua a través de la investigación y la innovación. 
  •   El esfuerzo continuado por aumentar la seguridad de nuestros trabajadores, del mundo rural y del medio ambiente.