La agroindustria mejora sus ventas en los peores años de la crisis

Latas de AOVE Pico Cabañas en la cinta de envasado

DIARIO DE SEVILLA. T. Monago. 13-05-2015

Se sabía que la industria agroalimentaria había resistido la crisis mejor que otros sectores, y un estudio de la consultora KPMG lo constata. El I Estudio del Sector Agroalimentario en Andalucía, realizado en colaboración con la patronal andaluza Lándaluz, ha destripado desde el punto de vista financiero a las 29 sociedades con mayor dimensión de esta asociación. Fue presentado ayer en el marco del Foro de la industria agroalimentaria y la distribución, organizado por Lándaluz y la patronal de la distribución, CAEA, con la colaboración del Instituto San Telmo. Y concluye que en los peores años de la crisis -entre 2011 y 2013- no ha habido mucho deterioro, e incluso en algunos ratios se ha mejorado.

Las ventas han aumentado, de 4.284 millones de 2011 a 4.396 de 2013, pero ha sido a costa de una caída del margen bruto y de la disminución del Ebitda, lo que revela que los incrementos en facturación se han producido a costa de sacrificar la rentabilidad. El número medio de empleados se ha mantenido estable, aunque con un ligero descenso (11.705 en 2011 y 11.650 en 2013). Eso sí, ha disminuido el gasto de personal tanto a nivel global (de 538.590 millones a 487.088) como por empleado (de 46.000 a 42.000 euros).

El estudio de KPMG destaca también la mejora en estos años del ratio de solvencia, el fondo de maniobra, el ratio de tesorería y el flujo de efectivo de las actividades de explotación, que ha pasado de 298 millones en 2011 a 365 en 2013. También se ha reducido significatiamente el pasivo, de 4.634 a 4.157 millones.

El informe cuenta con una segunda parte en la que los directivos de estas compañías opinan sobre los retos del sector. Para el 67%, el principal desafío es el de las mejoras operativas para ganar competitividad, seguido por la aventura exterior. De hecho, para el 60%, el segundo destino principal de inversión -sólo por detrás de la mejoras de eficiencia en los costes- es la búsqueda de nuevos mercados. El 75% considera “muy importante” unir fuerzas para acometer proyectos de internacionalización, en un sector que tiene la rémora de la atomización: más de la mitad de las empresas analizadas factura menos de 50 millones de euros. Además, los directivos consideran que las redes sociales serán el factor que “más impulsará cambios en las decisiones de compras“. Para los encuestados, esta forma de comunicación es más relevante que la publicidad en televisión o en prensa, y sólo es superada por el marketing en el punto de venta.

SHARE